Leonor Gonzalez Schlatchert

Mi nombre es Leonor y todos me llaman Leo. Regreso a Colombia después de estar experimentando el desierto y los cañones de Arizona por más de 20 años. Soy educadora por naturaleza, cualidad heredada de mi madre quien se jubiló felizmente de profesora.  He caminado por el continente Americano de muchas formas; como montañista y escaladora, empresaria y ahora como educadora. 

Me gradué de Northern Arizona University en Parques y Recreación con énfasis en Actividades de Campo Abierto. Como parte de mi Carrera aprendí a trabajar con grupos de todas las edades en Campos de Cuerdas   “ Ropes Course” donde fui facilitadora de diferentes actividades diseñadas para retar los límites y ayudar a superar o enfrentar nuestros temores. En esta época fue cuando empezó mi camino como educadora al trabajar como profesora entrenando individuos interesados en practicar Guía Profesional. Paralelamente trabaje como profesora de English As a Second Language (ESL) ayudando a niños de habla hispana a adaptarse al idioma inglés en lectura y escritura para poderse así integrar a clase con los demás niños. 

Por mi camino de búsqueda pasé a trabajar con niñas adolescentes en un programa de rehabilitación donde el aprendizaje experiencial se enfocaba en apoyar a jóvenes con dificultades de autoridad a terminar el bachillerato y encontrar su sitio en esta sociedad. Trabajo duro pero muy remunerado por las experiencias vividas.  Estando en este trabajo conocí a uno de mis grandes mentores en la educación cuando fui invitada a enseñar en un Nuevo colegio de filosofía CoreKnowledge donde fui profesora de clase con niños de 4to, 5to y 6to grado.  Allí aprendi por medio de la guía de mis mentores y la experiencia, lo que significa tener total inclusión en un salón de clase. Y puedo afirmar con certeza que no existe niño que no pueda aprender. Durante este tiempo me certifiqué como Docente de Primaria en el estado de Arizona.

Cuando me llegó la oportunidad de convertirme en madre dejé la enseñanza profesional para dedicarme a la crianza de mis hijos,  quienes me estimularon para seguir buscando alternativas educativas,  puesto que lo que había visto y experimentado no me llenaba del todo para ellos. Fue así como por medio de la influencia de mi hermana aprendí sobre la educación Waldorf donde encontré muchas respuestas a mis inquietudes. Mis hijos crecieron en la bella fantasía y magia que ofrece la educación Waldorf respetando y protegiendo su infancia para que desarrollen sus propias cualidades.  

Aquí tuve la gran oportunidad de ser la profesora de Español para todos los grados de primero a octavo pudiendo así ver el espectro total de la evolución del niño hasta su preadolescencia. Durante los 7 años que trabajé participé en múltiples talleres de entrenamiento para profesores Waldorf.

En la actualidad estoy terminando mi tercer y ultimo año de pedagogía Curativa en Ann Arbor, Michigan con la Asociación para Educacion Curativa (AHE). 

Sin Embargo todavía tengo inquietudes en cuanto a instituciones educativas y sigo buscando alternativas. Afortunadamente la vida me trajo a Kalapa donde quedé enamorada de sus objetivos, metodología, comunidad y ubicación. 

Siento que Kalapa sigue en esa búsqueda alternativa de la enseñanza y aprendizaje para así ofrecerle a nuestros niños distintas experiencias que los guíen a ser individuos felices y partícipes de la comunidad. 

Estoy muy agracecida de poder ser parte de este gran movimiento alternativo a todas las pedagogías existentes de educación y espero que mi experiencia en el salón de clase brinde el apoyo y ayuda para complementar el sueño de Kalapa.