BOTON-WHEEL2.jpg
kids-kalapa15.jpg

 

Nuestro programa está basado en las tres primeras etapas del desarrollo propuestas por Bill Plotkin en su modelo: “The Soulcentric Developmental Wheel” en su libro Nature and the Human Soul, 2008. Ver gráfico

La siguiente tabla ilustra definiciones de los elementos que constituyen las etapas:

Rueda Bill Plotkin.png
 
 
7fb45510-e6a4-4ca3-92a5-83f2b0d41ea3.jpg

Etapa 1: El Inocente en el Nido/ The innocent in the Nest

En esta etapa se forman las bases que inician el proceso de descubrimiento del alma, a través del cuidado de nuestra inocencia original y nuestra forma innata de relacionarnos. Se fortalece un ego sano, enraizado en la cultura. La transición de “nombrar” celebra y reconoce el surgimiento de este ser consciente. El Inocente es el arquetipo de la primera infancia.

Entre el final de El Nido y el comienzo de El Jardín hay un evento de transición –de consecuencias muy profundas– : es el amanecer del YO consciente. Ese momento en que el humano aprende el potente significado de la palabra YO, proceso en el que se relaciona y se distingue, con y de, los demás.

La mayoría de los niños que entran a Fuego en Kalapa, están finalizando su etapa en EL Nido. Por eso tenemos en cuenta los elemento de esta etapa para acompañar a cada niño en su paso a la etapa siguiente: El Explorador en el Jardín.

e2e0c068-b3df-4f3b-aae3-e704189be376.jpg

Etapa 2: El explorador en el Jardín/ The explorer in the Garden

“La mayor contribución que los exploradores otorgan al mundo es el regalo de la maravilla. No hay momento en la vida, antes o después, que se llene de forma más completa y natural con tanto asombro y admiración".

La tarea primordial en el jardín es convertirse en un miembro pleno de su familia y del mundo natural. El niño en esta etapa comienza a crear y encarnar vigorosa y enérgicamente su mundo a partir de su exploración. Interactúa y descubre los otros seres que lo habitan. Como un jardín en primavera, el niño también está germinando y creciendo de muchas maneras. El mundo como jardín es siempre un lugar de asombro y un niño sano habita el asombro. A través de sus exploraciones, construye su YO, capaz de relacionarse con “el otro” desde sus relacionamientos.

El explorador: Arquetipo de la media infancia

En el Jardín, el niño es un investigador de ojos abiertos. Un incesante “cuestionador” de todas las cosas; desde el color del pasto y el cielo y las estrellas parpadeantes hasta las propiedades de las lupas e imanes; desde el vuelo de las mariposas y el poder de los leones hasta el significado de los besos y los momentos finales. Está reuniendo su interpretación del mundo. Haga lo que haga, la exploración es el centro de sus actividades. A veces, la manera en que lo hacen es alterando su conciencia o su perspectiva del mundo. Por ejemplo, dando vueltas hasta marearse, bajar rodando de la colina, colgado de un árbol o un transitando un pasamanos de cabeza. Quiere ver el mundo desde tantas perspectivas como sea posible.

IMG_4296+%283%29.jpg

Etapa 3 : El Actor en el Oasis/ The Thespian in the Oasis

 La adolescencia temprana (El Oasis) nos enseña el balance entre la autenticidad y la aceptación social, permitiéndonos estar en el mundo con integridad, requisito para la iniciación del alma. El rito de paso indica la adecuada terminación de una personalidad adolescente y nuestra resiliencia para explorar los misterios de la psique y la naturaleza.