boton-elgrandesafio2.jpg
boton-elgrandesafio.jpg

 
The revolution we need involves rethinking how schools work and what counts as a school. It is also about trusting in a different story about education”
— Ken Robinson, Creative Schools

La tradición para crear conocimiento en occidente reposa fuertemente en el fortalecimiento de la capacidad racional como única forma de conocimiento válida, pues la encuentra basada en la evidencia empírica.

Hoy comprendemos que aprender “acerca” de algo, tiende a ser un ejercicio racional basado en la transmisión y recepción de información lógica, que deja inalterada la esfera de lo afectivo, lo valorativo, lo intuitivo, lo físico, la esfera de la comprensión y del Ser. Saber “acerca” de algo ha puesto en claro que no somos los seres racionales que pensábamos, motivados por la lógica del pensamiento abstracto. La racionalidad ha demostrado no ser suficiente para producir comportamientos éticos, con sentido. Se necesita –según estudios neurológicos recientes– que ese conocimiento racional abstracto esté acompañado de los componentes emocional, sensorial, intuitivo, trascendental, relacional… para motivar acciones con sentido. 

A esa herencia, en los últimos veinte años le hemos sumado a nuestros paradigmas educativos una visión instrumental de la educación La educación se convirtió en el camino a través del cual los estudiantes se someten a un proceso de homogeneización y estandarización educativa que los induce a competir entre sí, a través del cual se forman en disciplinas separadas e inconexas que no conversan sobre una visión común del mundo. Obteniendo así una educación que muchas veces carece de sentido y que sobre todo no responde a las necesidades esenciales de los individuos, de nuestra sociedad y del Planeta.

kids-kalapa01.jpg

Es imperativo cambiar nuestra manera de explicarnos el mundo, de pensar, de hacer las cosas y de habitar el Planeta. Tenemos en nuestras manos la tarea de resignificar nuestra existencia como humanidad y en ello, la educación tiene un papel fundamental.

La educación es un proceso de vida. No es una preparación para la vida
— John Dewey

“Aunque no podemos negar el avance silencioso y persistente de la humanidad: la disminución de la pobreza, el hambre, las guerras y las muertes por enfermedades transmisibles…No todo esta bien con el mundo. Son muchas las amenazas y los problemas.” Alejandro Gaviria, Rector de la Universidad de los Andes, 2019. Pocas veces la humanidad ha enfrentado retos naturales y sociales de dimensión y urgencia como los que ahora tenemos en nuestro horizonte. Afrontamos una época caracterizada por cambios constantes y profundos a nivel global que plantean –en su versión extrema pero probable– una realidad planetaria que la humanidad no conoce y para la cual no está preparada, marcada por la incertidumbre sobre su propio futuro y el de la vida en general tal y como la conocemos hoy. Es imperativo cambiar nuestra manera de explicarnos el mundo, de pensar, de hacer las cosas y de habitar el Planeta. Tenemos en nuestras manos la tarea de resignificar nuestra existencia como humanidad y en ello, la educación tiene un papel fundamental.

kids-kalapa02.jpg
La manera en la que nos relacionamos con el mundo, cambia el mundo con el que nos relacionamos
— Ian McGilchrist

¿Qué hacer? 

En Kalapa creemos que el estudiante encarna y está profundamente implicado en una multiplicidad de relaciones tanto con el mundo humano como con el mundo de lo no humano, explorándolos con toda sus facultades: racionales y cognitivas, experienciales, intuitivas, relacionales, emocionales y físicas. 

Lo anterior es la base teórica para impulsar una pedagogía que considere por igual la importancia de un desarrollo “cabeza (razón), corazón(emoción), manos (cuerpo), imaginación (intuición)” que busque cultivar una visión holística de la persona, de la educación y del mundo. 

En el centro de la propuesta, la educación holística busca alimentar experiencias transformadoras de aprendizaje que sanen, empoderen, vigoricen y liberen el potencial humano para el beneficio común. Esta visión holística implica una experiencia del Ser mucho más profunda e integral que la que hemos auspiciado hasta ahora en los escenarios educativos. Un Ser emocional, racional, corporal e intuitivo, que está en estrecha conexión e interdependencia con todos los otros seres y con su medio ambiente. Un Ser que se entiende parte activa y responsable en la co-creación de la realidad.

Ejemplos de ello se reflejan actualmente en modelos como el de la Educación Progresista; en aquellos que valoran a la persona en su integridad (cuerpo, mente, emociones y espíritu); modelos educativos centrados en el estudiante y su proceso de aprendizaje, en la experiencia directa y en la confianza en los aprendizajes que emergen espontáneamente del proceso; modelos que utilizan las artes liberales como herramienta y que trabajan pedagogías participativas, inter y trans disciplinarias; modelos que promueven los cambios orgánicos de la institución educativa tanto en sus formas como en sus contenidos para dar cabida e impulso a la nueva visión; modelos que basan el aprendizaje en proyectos enfocados al servicio comunitario; o –más recientemente– modelos que promueven la educación transformadora y transpersonal. 

7-creativy.jpg
kalapa-kids3
El estudiante y el currículo se transforman a sí mismos en la interacción entre ellos
— John Dewey

Esta aseveración plantea forzosamente un cambio en el rol del maestro. El centro de gravedad se mueve de la autoridad tradicional que ostenta el maestro a una comunidad de aprendizaje colectivo en la que los estudiantes asumen una mayor responsabilidad en su proceso de aprendizaje. El maestro pasa de ser un transmisor de un cuerpo de información predeterminado a ser un educador en el sentido etimológico de la palabra ( sacar de…) ayudando a los estudiantes a relacionarse de manera creativa e inteligente con el proceso íntimo de darle sentido a sus indagaciones y a su propia ruta de aprendizaje.

El maestro asume más un rol de catalizador, de mentor, de provocador… pero también requiere cambios en la estructura del currículo y de la pedagogía. Requiere de una delicada danza entre la necesidad de una estructura (horarios, calendarios, aportes y guías para los profesores) y la necesidad de dar espacio a la experiencia directa, al aprendizaje emergente y –sobretodo– dar respiro a los procesos promoviendo el desarrollo orgánico de los estudiantes.

En un mundo en el que ocho personas poseen la riqueza de la mitad de la humanidad según el documento Oxfam, 2017, y en el que la rata de extinción de especies ha conducido a que los científicos describan la era como el comienzo de la sexta gran extinción (Kolbert, 2014), este cambio en la forma de vernos y entendernos es un imperativo existencial tanto como moral y ético. En este contexto se imponen un currículo y una pedagogía orientados más explícitamente al fortalecimiento de los valores esenciales . 

Nuestra apuesta

Desde esta perspectiva y con el profundo deseo y la convicción de construir un mejor país y cuidar nuestro planeta, esta es nuestra apuesta: una educación que regrese a lo esencial, a lo lento, a lo pequeño, a nuestras maneras de percibir el mundo desde la fraternidad y la profunda conexión con todo lo que está vivo. Reconocer el riesgo, las dificultades y la valentía. La apuesta es transformar nuestra manera de percibirnos y percibir el mundo para construir una vida consciente y con sentido

Inspirada por esta posibilidad de cambio nació Kalapa. Fundada por Zabrina Zangen, Carolyn Gilchrist, Verónica Puech, Inga Johanson y Diana Manrique. En Enero del 2015, 6 niños y 3 facilitadoras, fueron los primeros aventureros de nuestra propuesta.

Durante los últimos 5 años Kalapa ha estado explorando diferentes marcos educativos, referentes y experiencias que han nutrido el proyecto.

•              ANIMAS VALLEY, Colorado

•              REGGIO EMILIA, 100 Lenguajes del niño

•              EFECTO MARIPOSA, Bogotá

•              SCHUMAGER COLLEGE, Londres

•              COLEGIO EL DRAGON, España

•              OPEN SCHOOL, California

•              DISCIPLINA POSITIVA

•              MARIA MONTESSORI

•              PONO, Nueva York

•              School Around Us,  Maine

•              AERO Education Revolution

 

Estás experiencias, algunas con más de 40 años de historia, nos demostraron que no estábamos solas. 

Hoy 5 años después, KALAPA es una realidad.

kalapa-comunidad